Abogados de Pacheco Coto se incorporan a EY Law

4 minutos

Las tendencias en el mercado de los servicios legales están marcadas por los movimientos que realizan ‘las cuatro grandes’ con el fin de fortalecer sus departamentos y ofrecer servicios globales para las compañías multinacionales. Así, como si se tratara de la temporada de fichajes en el fútbol, estas grandes han buscado abogados clave que se unan a sus operaciones para mantenerse en el liderato mundial.

Movimientos como estos los hemos visto en nuestro país a través de cambios importantes que han tenido algunas de las firmas de mayor renombre en la región. El caso más reciente es el de Muñoz Global (antes Arias & Muñoz), que pasó a Dentons Muñoz.

Esta vez, el turno es de Pacheco Coto, uno de los despachos de más prestigio y trayectoria de este lado del orbe, que toma decisiones importantes para mantenerse a la vanguardia y aumentar su portafolio de servicios de la mano de EY-Law, una de esas cuatro grandes que están marcando la línea a seguir de las empresas consultoras.

Alejandro Antillón. Foto: Etzia Granera.

Tras varios años de trabajar en diferentes asuntos de forma conjunta, los socios de Pacheco Coto, con excepción de Humberto Pacheco, quien se retira tras 56 años de función, toman la decisión de incorporarse al departamento legal de EY al lado de sus equipos de trabajo para fortalecer el músculo que ambas firmas tienen. Con esta incorporación, EY-Law se convierte en una de las oficinas jurídicas más grande del mundo.

Alejandro Antillón, managing partner de Pacheco Coto, habló con Firma sobre los retos que supone la asociación de sus colaboradores a una de los despachos más magnánimos del mundo, así como de las tendencias que, desde su perspectiva, están moviendo la industria legal a nivel mundial.

¿Qué necesidad detectaron en el mercado legal que les hizo tomar esta decisión?

“Creo que lo más importante es hacia dónde vemos que se está moviendo el mercado de los servicios legales y eso implica que vamos hacia un medio mucho más basado en la tecnología, dependiente de la tecnología. Y vamos a un medio donde la oferta de valor adquiere mucha más fuerza debido a que muchos de los servicios legales se están convirtiendo en commodities (servicios básicos), entonces, la oferta de valor adquiere más importancia. Para nosotros, el enfoque de una firma como EY, donde usted puede ofrecer a los clientes, en un solo lugar, varias de sus necesidades desde el punto de vista de consultoría, de banca de inversión, de administración de riesgo, de análisis financiero, de impuestos, y la perspectiva legal es el futuro de la industria. Creemos fielmente que el mercado se va a desarrollar en ese sentido”.

¿Cómo se ha llevado a cabo este proceso?

“Este proceso lo han liderado Hernán Pacheco, socio nuestro, y quien va a ser el líder de la línea de negocios de EY, y Rafael Sayagués, managing partner de EY en Centroamérica. Es un proceso en el cual los dos equipos han venido trabajando en más o menos tres meses y es un proceso que tiene su nivel de volumen y de trabajo. Hacer transición de toda una firma a un nuevo modelo, con nuevos procesos, es todo un reto, pero estamos en el proceso y lo vamos a lograr”.

Ustedes ya tenían una relación con EY. ¿En qué se basaba el trabajo previo?

“A través de la práctica de impuestos, hemos trabajado con ellos, que son los asesores de impuestos de muchos de nuestros clientes, y nos ha tocado estar en procesos donde ellos son los asesores fiscales de nuestros clientes o los asesores de la contraparte y, en esa dinámica, nos hemos relacionado con ellos por muchos años”.

¿Qué aporte llegan a hacer a EY-Law?

“Nosotros le agregamos a EY una profundidad en el mercado legal, un expertise en la región que le permite a EY levantar su práctica legal y convertirse en un jugador de peso. Cuando se combina nombre, trayectoria, capacidad, tecnología y el poder de organización que tiene EY y a eso se le suma a nuestra experiencia, nuestra trayectoria y nuestro nombre en la parte legal, se genera una oferta de valor muy interesante y es una realidad con la que tienen que vivir nuestros competidores”.

¿Cómo va a quedar conformado EY-Law?

“Vamos a crecer porque EY ya tiene más de 20 abogados y nosotros somos más de 40 abogados. Juntos, vamos a crecer. Vamos a ser una firma más fuerte en términos de headcount. Además de que ya existe la práctica de impuestos de EY, que es enorme. Creceremos y seremos una de las firmas más grandes de la región en términos de número de personas”.

¿Cómo se ven ante los cambios que hacen las demás firmas para conseguir la globalización?

“Todo es parte del mismo fenómeno. No es aislado de Centroamérica o de Costa Rica. Es un fenómeno a nivel global y se ve con fusiones de firmas europeas y estadounidenses, donde el mercado se está volviendo más competitivo y la necesidad de convertirse en más rentable y la posibilidad de dar una oferta de valor más profunda y completa está moviendo el mercado hacia esos movimientos. La diferencia es que estamos dando el paso con más visión y considero que los despachos locales que quieran competir a ese nivel serán firmas grandes y fuertes”.

¿Cuál ha sido el sentimiento del personal de ver el cambio de marca que va a sufrir Pacheco Coto?

“Es un cambio para todos. Es desprenderse de algo a lo que se le ha dado fuerza y corazón y, no te puedo mentir, es un cambio que genera algún nivel de tristeza, pero por el otro lado, estamos emocionados. Creemos que con este brand  de EY y siendo parte de una organización como EY, vamos a poder llevar a la gente y su equipo a otro nivel completamente, y el equipo lo sabe y está motivado. Los cambios siempre generan un poco de temor de anticipación, pero en este caso, la gente está motivada y energizada”.

Facebook Comments
SOBRE EL AUTOR:
mm
Andrés Corrales
Periodista, Abogado y Notario con una maestría en Administración de Negocios. Tiene amplia trayectoria en diferentes medios de comunicación locales e internacionales. Participó del Programa Iberis (Antes Programa Balboa para Jóvenes Periodistas), donde trabajó como periodista en Grupo Prisa. Actualmente se desempeña como director editorial de Revista Firma.