El proceso monitorio laboral

5 minutos

El artículo 428 del Código de Trabajo Reformado establece la posibilidad al juez de crear procedimientos más convenientes para las partes en aras de contar con una resolución más célere siempre y cuando se respete el debido proceso.

En él, leemos: “(…) En todo caso, si hubiera omisión acerca de la forma de proceder, los órganos de la jurisdicción laboral estarán autorizados para idear el procedimiento más conveniente, a fin de que pueda dictarse con prontitud la resolución que decida imparcialmente las pretensiones de las partes, con tal de que se les garantice a estas el debido proceso. En todo caso, se respetará la enunciación taxativa de los recursos hecha en este Código”. Numeral que hay que relacionar con los artículos 421 y 422 de dicho código, toda vez que en estos se nos mencionan los principios generales del proceso y los principios básicos del proceso laboral; por otra parte, no podemos olvidar el numeral 41 de la Constitución Política, el cual nos habla del principio de justicia pronta y cumplida. De ahí que el texto incorporado permita al juzgador emitir una sentencia anticipada (es decir, sin necesidad de llegar a audiencia), cuando se cumplan los supuestos establecidos en algunos de los siguientes artículos: 506, 507, 508 y 509 del Código de Trabajo Reformado.

Respecto a este punto, el artículo 506 señala: “Si la parte demandada se allanara a las pretensiones del actor, no contestara oportunamente la demanda o no hubiera respondido todos los hechos de la demanda, de la forma prevista en este código, se dictará sentencia anticipada, en la cual se tendrán por ciertos esos hechos y se emitirá pronunciamiento sobre las pretensiones deducidas, siempre y cuando no se hayan opuesto excepciones que, con independencia de la contestación, requieran ser debatidas en audiencia (…)” (el resaltado es suplido).

Esta norma hay que relacionarla con el Nuevo Código Procesal Civil (NCPC), el cual, en su artículo 39, párrafo último, establece la posibilidad de dictar una sentencia anticipada de manera parcial en relación con los aspectos donde no exista controversia entre las partes. Y dice: “Si el allanamiento fuera parcial, se dictará sin más trámite sentencia anticipada sobre los extremos aceptados y podrá ser ejecutada de inmediato, en legajo separado. El proceso seguirá su curso normal en cuanto a los extremos no aceptados” (1).

Establecer el anterior escenario nos resulta prudente para traer a colación la interrogante: ¿podrían cobrarse los elementos correspondientes a aguinaldo y vacaciones a través de una vía monitoria al ser estos derechos irrenunciables (74, Constitución Política; 11, Código de Trabajo; 4, Ley de Pago de Aguinaldo  a Servidores de Empresa Privada; 4, Ley de Pago de Aguinaldo para los Servidores Públicos), tomando en cuenta que es una obligación ineludible para el patrono su pago y probar el mismo según establece el artículo 478 del Código de Trabajo Reformado (incisos 6 y 11)? ¿Por qué esperar hasta el dictado de una sentencia de fondo, cuando los mínimos para establecer los rubros de los anteriores elementos son conocidos por todos los involucrados en el proceso, ya que inclusive el juzgador puede echar mano de los decretos de salarios mínimos (2) para calcular las sumas mínimas que debía cancelar el patrono por los anteriores conceptos, quedando a discusión los excesos y garantizando, así, aunque fuese de manera parcial, un pronto pago al trabajador, cumpliéndose el principio de celeridad que envuelve al proceso laboral?

A manera de ejemplo, es importante mencionar el artículo 101 de la Ley de Jurisdicción Social de España, el cual, en lo que interesa, indica: “Proceso Monitorio: (Esto sucede) En reclamaciones frente a empresarios que no se encuentren en situación de concurso, referidas a cantidades vencidas, exigibles y de cuantía determinada, derivadas de una relación laboral, excluyendo reclamaciones de carácter colectivo que se pudieran formular por la representación de trabajadores, así como las que se interpongan contra las entidades gestoras o colaboradoras de la seguridad social, que no excedan los seis mil euros, cuando conste la posibilidad de su notificación por los procedimientos previstos en los artículos 56 y 57 de esta ley (…)” (el resaltado es suplido).

Por su parte, José María Roca Martínez menciona: “El proceso monitorio laboral permite reclamar cantidades vencidas, exigibles y de cuantía determinada que no superen los seis mil euros, que deriven de una relación laboral, excluyendo expresamente la ley las de carácter colectivo y las que se interpongan contra las entidades gestoras o colaboradoras de la seguridad social (…). El objeto del proceso monitorio es una reclamación de cantidad derivada de una relación laboral, excluyéndose cualquier otra pretensión que exija un pronunciamiento distinto, (…) siendo posible la reclamación de indemnizaciones cuando la cuantía es incontrovertida (Peñaloza Izuzquiza); por otro lado, al exigirse la determinación de la cantidad, se excluyen reclamaciones salariales en especie” (3).

El mismo Roca Martínez, al hablar de la ‘determinabilidad’ de la deuda (lo que daría sustento a nuestro proceso monitorio laboral para el cobro de los extremos correspondientes a aguinaldo y vacaciones), expresa: “Debe tratarse de una cantidad determinada (ya sea en letras, cifras o guarismos comprensibles -572 LEC-), aunque lo verdaderamente relevante no es que la cantidad que se reclame conste expresamente en el documento que sirve de apoyo a la reclamación, sino que pueda determinarse de forma automática, sin posibilidad de que se establezca discusión al respecto” (el resaltado es suplido).

Como señalamos, es posible para la persona juzgadora determinar los mínimos que debe recibir un trabajador por concepto de aguinaldo, ya que los artículos 1, 2 y 3 de la Ley de Pago de Aguinaldo a Servidores de Empresa Privada nos indican a cuánto corresponde y la forma de calcularlo, e igualmente el numeral 153 de Código de Trabajo nos da la solución en cuanto al período de vacaciones.

Por lo que tomando en cuenta el artículo 428 del Código de Trabajo Reformado sobre los principios de celeridad e inmediatez del proceso laboral, el juzgado podría emitir una resolución donde le prevenga a la parte accionada que indique si ha cancelado los extremos correspondientes a aguinaldo y vacaciones, dando un plazo prudencial para que presente la prueba correspondiente, y fallar en cuanto a lo que se logre o no demostrar, o bien, si en la contestación de la demanda la parte demandada indica que adeuda dichas sumas (no combatiera dicha posición), teniendo en cuenta el artículo 39 del NCPC, la persona juzgadora podría emitir una sentencia parcial respecto a las rubros de aguinaldo y vacaciones, dejando los demás aspectos en litigio y los excesos de las anteriores cifras para el dictado de la sentencia de fondo.  Igualmente, podría procederse en el caso de que la persona trabajadora haya indicado que ganaba más del mínimo legal y el patrono no haya desvirtuado el dicho de la parte actora, teniendo en cuenta que la carga probatoria, en cuanto a este punto, le corresponde al patrono y, por ende, el fallo podría dictarse siempre y cuando la suma se pueda determinar de la pruebas con las que cuente el proceso (4), de lo contrario, lo más recomendable sería calcular los mínimos y dejar los excesos para el dictado de la sentencia de fondo.

Esta modalidad permitiría contar con una resolución más célere del litigio, beneficiando a las partes involucradas, creando así una mayor confianza en el concepto de justicia pronta y cumplida, siendo responsabilidad del juzgador velar por el debido proceso (derecho de defensa), de utilizar el proceso aquí indicado.

(1) El artículo 39 sería aplicable en la jurisdicción laboral por remisión del 428 del Código de Trabajo.

(2) Planteamos la utilización del decreto de salarios mínimos como fuente base para el cálculo de los extremos de aguinaldo y vacaciones en aquellos casos donde no se tenga información respecto al monto total de salarios devengados, donde el trabajador indique que percibía un salario menor al mínimo legal o en aquellos casos donde se discuta el monto global de salario que percibía la persona trabajadora, dejándose para discusión los excesos para el fallo de fondo.

(3) Roca Martínez, José María. El proceso monitorio laboral. Thomson Rueuters Aranzadi (2016).

(4) Debemos recordar que, de conformidad con el texto reformado, la prueba debe aportarse al momento de presentar, contestar y reconvenir la demanda (ver los artículos 495,497 y 501 del Código de Trabajo Reformado).

Facebook Comments
SOBRE EL AUTOR:
mm
David Abarca
Abogado