Reglamentos internos de condominios regulan la convivencia entre vecinos

3 minutos

Comprar casa no es una decisión sencilla: son muchos los factores que deben tomarse en cuenta antes de adquirir una vivienda, tanto desde la perspectiva financiera como de estilo de vida.

En primer lugar, antes de iniciar la búsqueda de la propiedad, se recomienda que la persona haga un análisis de su realidad financiera y expectativas y hábitos de vida. Esto le permitirá definir qué tipo de proyecto se ajusta mejor a sus necesidades.

También, deben considerarse las condiciones del mercado: el aumento acelerado de la población, la necesidad de residir en núcleos urbanos (cerca de las fuentes de trabajo), los pocos terrenos disponibles para construcción en estos lugares y el aumento del precio de la tierra, todos, factores que favorecen el creciente desarrollo de proyectos residenciales bajo la estructura legal de condominios.

Los condominios pueden abarcar varias soluciones de vivienda habitacional: proyecto residencial de casas, apartamentos en torres, ‘townhouses’, lotes y dentro de ellos subcondominios (lotes o de apartamentos). Son comunidades cerradas donde que se rigen bajo reglas y normas propias para favorecer la sana convivencia entre vecinos.

De acuerdo con las tendencias del mercado inmobiliario costarricense, el crecimiento de las construcciones verticales (modalidad mediante la cual cada condómino es propietario exclusivo de parte de la edificación conformada por varios pisos y en común de todo el terreno y edificaciones o instalaciones de uso general) en el Gran Área Metropolitana superó, en los últimos tres años, el de las tradicionales residencias horizontales o casas (la modalidad donde cada condómino es propietario exclusivo de un terreno propio y de la edificación construida sobre él y copropietario de las áreas comunes).

Según cifras de la consultora Cake Business Development, entre 2014 y 2016, la venta de unidades residenciales en torres registró un aumento del 9,94% frente a 2,39% de los condominios horizontales tradicionales. Este es un factor que está replanteando la forma de vivir del costarricense y, a su vez, la convivencia entre vecinos.

Este incremento en la oferta es una de las razones por las cuales, muchas personas, sobre todo profesionales jóvenes, están optando por vivir en apartamentos en torre, un núcleo más reducido que ofrece facilidades de mantenimiento y amenidades de carácter social y comercial que mejoran la calidad de vida de los usuarios, pero que también conllevan una serie de responsabilidades, puesto que exigen el respeto de los reglamentos para vivir en armonía.

Según los expertos del sector, no importa si una persona vive en un condominio vertical, horizontal o mixto, hay tres documentos que debe conocer: uno, la Ley Reguladora de la Propiedad en Condominio #7933; dos, el Reglamento a la Ley Reguladora de la Propiedad en Condominio #32303-MIVAH-MEIC-TUR; y tres, el reglamento interno de cada condominio.

Este último es el instrumento jurídico que complementa y especifica las disposiciones de la Ley Reguladora de la Propiedad en Condominio y del Reglamento a la Ley Reguladora de la Propiedad en Condominio, de acuerdo con las características de cada proyecto habitacional. Es el estatuto que regula los derechos y obligaciones específicas de los copropietarios de un edificio o conjunto sometido al régimen de propiedad en condominio.

Es decir, cuando el comprador decide adquirir una propiedad en condominio, debe entender que, además de los límites que las normas comunes de convivencia establecen, cada condominio tiene un reglamento específico que normaliza las obligaciones y derechos para los condóminos.

Estos reglamentos abarcan aspectos como el uso de bienes y áreas comunes (reservación de áreas, mantenimiento, gastos), seguros, mascotas, usos de vehículos y estacionamientos, manejo de desechos y basura, multas y sanciones por incumplimientos, responsabilidades y obligaciones de la administración y condóminos, entre otros. Estos reglamentos suelen incluir lineamientos en cuanto a fachadas, pintura, ampliaciones o remodelaciones, entre otros.

En algunos casos, los reglamentos pueden contener mecanismos para resolución de conflictos entre condóminos. Si se presenta un problema entre vecinos que deriva de un incumplimiento al reglamento, el administrador del condominio tendrá la responsabilidad, en primera instancia, de atender la situación e implementar las acciones correspondientes, como lo estipula el reglamento.

Si el problema trasciende, se puede acudir a mecanismos de Resolución Alterna de Conflictos (RAC) para conciliación y mediación, los cuales son comúnmente utilizados a fin de resolver este tipo de situaciones.

Recuerde que es responsabilidad de la empresa desarrolladora o vendedor facilitar el acceso al reglamento del condominio, previo a la firma de cualquier contrato, de este modo, el comprador podrá asegurarse que, en este, se respetan sus derechos fundamentales y que las condiciones estipuladas en el mismo se han establecido de la mano del ordenamiento jurídico nacional.

Facebook Comments
SOBRE EL AUTOR:
mm
Karla Quevedo
Abogada y Gerente comercial de Garnier & Garnier Desarrollos Inmobiliarios.